Ajustes Emocionales

La irritabilidad y la cabezonería infantil ( ¡o no tan infantil!) a menudo genera tensión y dudas en los padres: ¿Le dejo salirse con la suya? ¿Hay que atarlo más en corto?

Evidentemente los padres tienen un problema: actuar con coherencia en base a las características del niño y de la situación.

Pero también el niño tiene el problema de descubrir cuáles son sus límites (para lo que fuerza este tipo de situaciones). Read more »

Taller de Ajustes Emocionales

Se trata de un programa que emplea diferentes localizaciones para permitir romper los procesos emocionales. Suele ir acompañado de descodificaciones verbales y motoras pero la técnica es muy simple, sin ningún tipo de peligro ni efecto secundario y que se realiza a mano descubierta, sin aparatos ni cremas aunque puede ir acompañada de desbloqueadores emocionales como las flores de Bach, la homeopatía, la Aromaterapia o las plantas enfocadas desde el punto de vista emocional. Read more »

Ayurveda, una técnica ancestral

¿Por qué una técnica de 5000 años sigue vigente a día de hoy con todos los cambios que se han producido?

Simplemente porque está viva.

La traducción del ayurveda es que es la ciencia de la vida, pero su principio básico es que No cambio significa muerte.

Esto es lo que hace de ayurveda una ciencia en evolución pero no de los problemas físicos. Es mucho más una sanación, una búsqueda más allá de los estereotipos de vata, pitta o kapha (sistema excesivamente simple que sólo sirve para dar explicaciones fáciles a los profanos en la materia); es un punto de vista de lo que somos como personas adaptando esa información a nuestra herencia, nuestro momento presente, nuestras necesidades y adaptación a ellas. Se aleja totalmente de la imagen de lo que es correcto y más aún de lo que queremos, para buscar lo necesitamos para Ser en este momento. Por eso no es tanto un sucedáneo de naturopatía o un sistema para sentirnos bien. No aporta un analgésico para el dolor de cabeza, sino el camino para que, empleando la ciencia de la Vida (más allá del concepto humano) nos adaptemos a ser nosotros y podamos prescindir del aviso de lo que no estamos haciendo bien en forma de dolor de cabeza.

Masaje Reflexológico

A pesar de la fama que tiene a día de hoy la reflexología en forma de marketing (spas con pediluvios, zapatillas o aparatos que estimulan puntos reflejos) no todo el mundo puede beneficiarse de esta técnica de forma genérica. Cuando estimulamos la circulación de los pies o de la columna sin adaptar a la persona a sus límites adecuados encontramos que podemos provocar más cansancio, debilidad o malestar porque el organismo no siempre tiene fuerzas para afrontar los cambios. Por eso es indispensable conocer qué puntos son los más beneficiosos para la persona ya que trabajar de más sólo implica el cansancio de poner en acción al organismo y no siempre consigue resultados concretos.

Muy a menudo tenemos que identificar previamente el número de localizaciones a trabajar, su orden de importancia, la capacidad del organismo de actuar y la coherencia del trabajo en conjunto. Esto sigmnifica hacer una valoración muy concreta, no nos sirve una anamnesis, las preguntas nos pueden falsear no porque la persona mienta sino porque no sea consciente del origen de su proceso. Hace falta mucha “mano”, mucha palpación para identificar los orígenes de un proceso, y más aún para determinar la reacción final que producimos.

Masaje metamórfico

Cuando Robert Saint John creó esta técnica en los años 60 tuvo que enfrentarse a su época, de pensamiento cartesiano donde las cosas tenían que tener una explicación concreta, a más fuerza más efectividad, en pleno auge de la medicina convencional. En esta época a Saint John se le ocurrió una técnica de caricias para trabajar los traumas emocionales basándose en escritos orientales, bases de acupuntura y reflejoterapias de distintos países.

Pionero del masaje metamórfico evidentemente a día de hoy debemos agradecerle los principios de la técnica pero las necesidades han cambiado, hemos tenido que ir adaptándonos a procesos nuevos que han requerido la evolución de la técnica, no sólo a nivel de trabajo sino de comprensión y control sobre los efectos que provoca. Eso es algo que necesitamos enfocar desde puntos de vista más modernos, con técnicas que se basan en otras disciplinas y prácticas que debemos vivenciar si queremos ayudar a otros en ese recorrido.

Este sistema puede provocar que al remover a la gente le provoquemos reacciones que no están preparados para asumir. Para ello es imprescindible poder ponerle límites en los cuales la persona no corra peligro. Eso no significa que vaya a ser un camino fácil, tan sólo que siguiendo las pautas podemos evitar riesgos.

La característica básica de los profesionales que se dedican a estas técnicas es que nadie quiere poner en peligro a otra persona conscientemente, por eso debemos formarnos todo lo posible para cubrir las necesidades actuales, no quedarnos en aspectos “puristas” que impliquen no tener a la persona bien controlada si respeta nuestras indicaciones.

Esto no quiere decir que la técnica sea para cualquiera ni que tengamos potestad para “tratar” libremente. Hay que tener claro los límites y el trabajo en conjunto con otros profesionales, trabajar en “red”, para no estar tirando de la persona desde distintos ángulos con el consiguiente riesgo.

¿Un oligoelemento puede tener un efecto psicológico, además del físico?

Sí, la respuesta del cliente, es más completa cuando se tiene en cuenta y de este modo es más efectivo. Cualquier oligoelemento además del efecto meramente físico, trabaja el campo emocional estabilizándolo.

¿En un tratamiento se tienen en cuenta las respuestas emocionales implicadas?

Deberían tenerse en cuenta, y pueden tratarse no solo con plantas, sino también con las dietas, oligoelementos, vitaminas, etc. No tenerlos en cuenta alarga el proceso y tienden a provocarse recaídas indeseables.

¿Una planta tiene efectos psicológicos?

Cuando una planta actúa en el organismo, a menudo solo nos fijamos en el efecto físico que provoca, pero al mismo tiempo también trabaja el campo psicológico, haciendo que la respuesta emocional, se estabilice. Esto hace la recuperación más completa.

He oído que el cáncer no se puede tratar más que con medicamentos. ¿Es cierto?

Un cáncer es como siempre un desequilibrio que se asienta en un punto. Ese punto del organismo refleja de forma dramática el desequilibrio que existe en el organismo y que tiene su origen en un órgano diferente del que se asienta el cáncer.

Los medicamentos tratan el lugar de donde aparecen. Las técnicas naturales se centrar en él y en el lugar de origen. Las personas que siguiendo el tratamiento convencional, siguen al mismo tiempo uno naturista, obtienen resultados más evidentes de mejoría, siendo raras las recaídas.

¿Una dieta puede corregir un proceso de enfermedad?

Sí, otra cosa es el tiempo que tarde y la urgencia que se necesita. Si la urgencia es grande es mejor utilizar los medicamentos, y en todo caso, luego, recuperar el terreno con la dieta. En esencia todos los procesos son una descompensación del PH. Si este se recupera, los “bichitos” no tienen donde desarrollarse con lo que se puede corregir el desequilibrio que causa la enfermedad. En este caso las dietas son muy eficaces.

Older Entries »