Archive for septiembre, 2013

La Sinusitis

Es una inflamación de la mucosa paranasal y a veces provoca dolor de cabeza, dificultad respiratoria, sensibilidad en los senos paranasales, etc. Un paño caliente sobre la zona ayuda a calmar el dolor y el agua templada aspirado con un poco de sal, primero por una fosa y luego por la otra ayuda a expulsar la mucosidad con el agua por la boca.

Profundización en Remedios Naturales

La profundización en remedios naturales es un programa para avanzados en naturopatía en general, dado que se tratan los aspectos psicológicos ligados a los productos en sí mismos y que nos permiten cambiar nuestros estados de ánimo y las respuestas emocionales que estos plantean.

Una planta, oligoelementos, etc., condiciona no solo el físico sino también la respuesta emocional. Por ejemplo que la valeriana calma los nervios a la mayoría de las personas es cosa sabida, pero también aplaca la tensión que el enojo provoca, sobre todo cuando pretendemos hacer las cosas “por narices” (por no poner por h….) aplacando las suprarrenales y regulándolas.

Próximamente todas las respuestas ligadas a los alimentos se incorporarán como una segunda parte que completará el programa.

Blog de Feng Shui

El Feng Shui es un arte que emplea la energía cósmica de la que formamos parte para enfocar esos cambios que damos y debemos dar continuamente de manera que nos armonicemos con ella por lo que no sirve para encontrar pareja, tener dinero o conseguir trabajo y ascensos. Es un arte que se basa en los símbolos del subconsciente en unos métodos (pa-kua) o del inconsciente en otros (brújula).

Se puede definir como el arte de crear (armonizar) espacios vivos, buscar o crear el bienestar, la salud a través de la armonía con el entorno.

Feng significa viento y principio de movimiento.

Shui significa agua que es vital para la supervivencia.

La unión de los dos crean el chi o vida.

Cuando en feng shui hablamos de las flechas algunos consultantes miran alrededor supongo que esperando ver los indios.

Evidentemente no hablamos de armas sino de emisiones de energía agresiva. Para que nos entendamos: aquellas esquinas que acaban en punta, las carreteras o aceras rectas que van a morir a nuestra puerta, los pasillos largos que acaban en una puerta, las columnas que acaban en arista o elemento de corte, las puertas frente a otras puertas (las ventanas y los espejos se consideran puertas también), las líneas geopatógenas (no sólo las Hartman) y un largo etc.

Aparentemente esta energía no es buena pues su emisión altera la velocidad vibratoria de la célula humana (demostrado en experimentos realizados en medidas Bowies en los años setenta en Alemania) pero recordemos que todo es relativo. En lugares donde la energía se mueve con fuerza excesiva se colocaban estas flechas para tratar de equilibrar las fuerzas tal y como sugieren los estudios de catedrales góticas con sus “agujas al cielo” y las localizaciones de dólmenes.

Por eso cuando tenemos muchas esquinas puntiagudas en casa lo primero que debemos hacer es redondearlas. Si pensamos un poco las normas de seguridad ya nos indican que una mesa cuyas esquinas acaben en punta deben redondearse o ponerse protectores para que los niños no se golpeen y se lesionen. Pues bien, los niños no son los únicos beneficiados por esta medida ya que si nos mantenemos en la trayectoria de la línea imaginaria de esa punta observaremos que nuestro grado de concentración y energía disminuye.

Todo practicante de Feng Shui debiera saber que hacer los cambios parte de su propia sintonía con la tierra, con las venas de dragón pero también con su armonía con el ki celestial. Eso significa que todo estudio de Feng Shui se realiza desde la energía vital del experto. No importa si el trabajo es grande o pequeño, lo que de verdad importa es que la conexión con la energía vital del entorno sea lo  más fluida posible para que nos desgastemos lo mínimo imprescindible.

Por esa razón puede haber códigos diferentes, órdenes totalmente contrarias dependiendo de las escuelas que conozcamos o que represente cada profesional pero en el fondo el remedio será o no  válido dependiendo de la canalización que cada profesional haya hecho.

Eso significa que alguien enfermo o que le dé demasiada prioridad a los datos técnicos sin buscar su propio equilibrio no será nunca un buen experto. Necesitamos cultivar nuestra salud, nuestra armonía con el ki  de cielo y tierra, de viento y agua para poder ser efectivos.